FrutasFrutas exóticasVerdurasLegumbresConservasAceitesEspeciasFrutos secos y encurtidosIV Gama y V Gama


caqui

El cultivo del caqui se remonta al siglo VIII en China y Japón y llegó a principios del siglo XIX a Estados Unidos y aproximadamente en 1870 a España.

Actualmente los principales productores mundiales son Japón, China, Estados Unidos, Brasil, Uruguay, India e Israel (de donde procede la variedad “Sharoni” idéntica a la variedad americana “Triumph”). Los mayores productores europeos son Italia y España.

Desde hace varios años, se cultiva sistemáticamente en la comarca de la Ribera del Júcar (España) y en la ribera del Río Segura

El “Rojo Brillante” pertenece a la variedad (CFA) de frutos astringentes. Dentro del corto espacio de tiempo que maduran las variedades de caqui conocidas, el “Rojo Brillante” puede considerarse como una variedad de media estación. Admite bien los tratamientos post-cosecha para eliminación de la astringencia, pero su epidermis es delicada, lo que dificulta su manipulación y que lo convierte en un fruto muy sensible a las adversidades climatológicas como las heladas o el granizo.

Las características de la variedad son:

Color: Piel semiadherente y de grosor medio, con color amarillo anaranjado en la recolección y rojo intenso al madurar.

Gusto: Dulce en la madurez y muy astringente (abundancia de taninos) antes de ella, salvo que se someta a tratamiento desastringente.

Pulpa: De tacto consistente y color naranja rojizo en la recolección. En la madurez se caracteriza por un color rojo intenso y pulpa acuosa.

Forma: De sección transversal redondeada y ligeramente alargado en la sección longitudinal.

Los caquis se pueden consumir de dos formas diferentes:

Clásico, el de la pulpa blanda. Se recolecta maduro con una textura blanda que hace que se coma con cucharilla.

Persimon, es el de la pulpa dura. “Persimon” es el nombre que reciben los frutos de la variedad “rojo brillante” tras ser sometidos a un tratamiento en almacén, por el que se elimina la astringencia, permitiendo ser consumido con cuchillo y tenedor. Dicho proceso consiste en recolectar los frutos aún sin madurar y conservarlos en torno a 20ºC entre 2 y 4 días en cámaras con una atmósfera controlada con una concentración de 5.000 ppm de etanol y con una humedad relativa del 90%. Tiene un color anaranjado y la textura es más firme, permitiendo su comercialización y exportación. En el mercado suelen aparecer a mediados del mes de octubre.

Su consumo es recomendable ya que contienen caroteno y criptoxantina, ambos ricos en vitamina A. También tienen un alto contenido en vitamina C. Son ricos en potasio, azúcar y glucosa. Con su actividad antioxidante con efectos beneficiosos que disminuyen el riesgo de determinadas enfermedades degenerativas (cáncer, cataratas, problemas cardiovasculares, etc.). También se recomienda su consumo para combatir la diarrea y la colitis.

Su consumo como fruta fresca es delicioso aunque también se puede consumir como mermelada, crema helada, sorbete, flan, pastel, pudín o bebidas refrescantes.