FrutasFrutas exóticasVerdurasLegumbresConservasAceitesEspeciasFrutos secos y encurtidosIV Gama y V Gama


chirimoya

La chirimoya, según la variedad, puede ir de verde claro a verde oscuro. La pulpa es blanca, cremosa y moderadamente jugosa, con numerosas semillas de 1 cm de color desde marrón muy oscuro a negro, volviéndose de color chocolate en unas pocas horas al aire y la luz.

Es considerado originario de los valles transversales del centro de Chile (Quillota y La Serena), norte de Perú (Departamento de Cajamarca) y sur de Ecuador en áreas comprendidas entre los 1.500 y 2.200 msnm -donde ya era cultivada desde el año 200 d.C., aunque, a falta de estudios complementarios, no se puede descartar que América Central y México sea un centro de origen secundario.

Se introdujo en el sur de España antes de 1.751, en la zona de Motril, Salobreña, Almuñécar y parte de Málaga, de donde probablemente se llevó a Italia y a la isla de Madeira (Portugal).

Su valor nutritivo se explica por el elevado contenido de azúcares, que llega hasta el 20%, y el de proteínas, superior al de muchas otras frutas, que alcanza el 2%. Tiene mucha vitamina; B1, B2, B6, calcio, hierro, fósforo y otros nutrientes.

En la actualidad, España es el primer productor mundial de chirimoya con 80% del total, con denominación de origen las de la Costa de Granada y Málaga. Está naturalmente adaptada a las condiciones locales, convirtiéndose en un cultivo muy rentable pero que ha alcanzado la saturación de un mercado limitado.

Los principales productores son Australia, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, España, Estados Unidos, Israel, Perú, Sudáfrica y Taiwán.